Ana Paula Borbolla, estudio diseño de indumentaria en la UADE, recibida en el año 2008, ejerció su profesión durante mas de 10 años en el rubro de la lencería y corsetería. Trabajando en empresas de producto terminado donde realizaban prendas para marcas como Caro Cuore, Ragazza, Rapsodia,  Wanama, Mishka, etc.

Luego de atravesar por el cáncer de mama, Ana decidió emprender en una marca propia de ropa interior que devuelva magia a mujeres que creen haberla perdido. 

 

A mis 30 años gracias a un autoexamen mamario me encontraba un bulto. Tres días después me diagnosticaban cáncer de mama.
En ese momento trabajaba como diseñadora en una de las marcas más importantes del país. Y no tenía idea de cómo podía terminar esta historia.
Pase por 3 operaciones, y todas las instancias de asimetría posibles. Me sacaron la mama, me pusieron un expansor que luego cambiaron por una prótesis definitiva. Pase de tener 90-90 a 90-0, 90-20, 90-50… hasta llegar al 90-95 y luego en la reconstrucción pasar a la simetría definitiva de 95-95.
En mi primera visita a la oncóloga ella me alerto sobre la falta de corpiños para mastectomía (solo 2 o 3 marcas de ortopedia, sin nada de diseño, ni colores, y pensados para mujeres de mas de 70 años) y me hizo reflexionar sobre la "casualidad" de ser diseñadora y pasar por esta enfermedad, pero en ese momento no podía pensar en emprender nada, más que mi propia recuperación.

Un año más tarde, dejaba mi trabajo buscando alejarme del stress de las empresas, los talleres, los proveedores y el mundo textil. Con poco éxito, meses después, entendí que mi vida tenía que ver con el diseño y la lencería, era lo que había estudiado y de lo que sabía mucho gracias a la experiencia. Además, tenía la necesidad de solidarizarme con todas aquellas mujeres que pasaban lo mismo que yo y no tenían una fábrica a disposición para adaptarse los corpiños a su gusto.
Asi es como nace Hijas de María. Una marca de lencería pensada para mujeres jóvenes, frescas y alegres sin dejar afuera a las que han pasado por el cáncer de mama.

 

Un mundo de investigación de materiales y morfologías que se basan en crear simetrías, usar materiales livianos, prendas frescas que acompañen al cuerpo, que realcen las formas y que hagan sentir a quien las usa seguras de sí mismas.

Hijas de María a través de sus valores busca ir en camino de ser un emprendimiento de TRIPLE IMPACTO, fomentando integración, humanidad, comercio justo y cuidado ambiental y de salud.

Conciencia social/Salud, Todos nuestros corpiños dentro de su packaging incluyen las instrucciones del autoexamen mamario, buscando así, generar mayor conciencia en la población y brindarles de manera práctica y fácil información útil para la detección temprana.

Integración Social, Hijas de María busca generar trabajo en los talleres de confección liderados por mujeres de bajos recursos, a los mismos se les brinda capacitación en la confección, asesoramiento permanente de gestión y se ha brindado financiación para la compra de maquinas.

Inclusión, la curva de talles que trabajamos en Hijas de María cuenta con 7 talles, y además brindamos confección de talles superior o inferior a los nuestros sin costo extra. Diseñar para TODAS, , significa incluir a las mujeres con mastectomía a la lencería tradicional, haciendo que todos nuestros corpiños tengan su versión de "línea rosa" en donde los corpiños vienen preparados para contener la prótesis externa.

Comercio Justo, el precio que le pagamos a nuestros talleres corresponde a un 25% del precio de venta, ya que consideremos que la confección es la parte mas importante de nuestro proceso, en la lencería la calidad de las prendas esta determinada mayormente por una hechura elástica y resistente ya que son prendas de mucho roce con las prendas de segunda piel.

Cuidado medio ambiental, Nuestro emprendimiento busca reducir al máximo la cantidad de residuos de materias primas mediante molderías adaptadas, así mismo con el sobrante busca generarse #conexionesEcologicas en donde se dona o se vende el desperdicio para su reutilización. Al momento los desperdicios se donan a 2 colegios de capacidades diferentes de Lomas de Zamora y Monte Grande y también a una emprendedora de Lanús que realiza piezas únicas. Nuestros packagings con 100% reciclables.